La ciudad alberga una exposición que recrea el día a día en la antigua Roma

La zona peatonal de la Vía Litoral de Santa Cruz de Tenerife acogerá hasta el próximo día 25 de enero la exposición ‘Romanorum Vita’, una muestra itinerante que recrea la vida en una ciudad de la antigua Roma y que ya ha sido vista por más de 850.000 personas en una treintena de localidades españolas.
La muestra ha sido inaugurada este mediodía por el alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, junto al director de Banca de Instituciones de CaixaBank en Canarias, Antonio Fragoso; la directora de la Fundación CajaCanarias, Natalia Aznárez, y la comisaria de la muestra, Isabel Rodá.
El espacio expositivo, de unos 400 metros cuadrados, se basa en el trazado de Pompeya y permite conocer como era una ‘domus’, las vías públicas, las relaciones sociales entre ricos o pobres, los comercios o hasta las letrinas. Y para lograr que los espectadores se sumerjan, hay apoyo audiovisual durante el recorrido e incluso olores.
Bermúdez ha destacado la “expectación” que ha levantado la muestra en la ciudad porque permite al visitante viajar atrás en el tiempo. “Nos podemos poner en la piel de los romanos y ver cómo vivían y cómo trabajaban”, ha agregado.
Rodá llamó la atención sobre las coincidencias entre la Roma antigua y la sociedad actual, y no ha ocultado que Canarias fue un “motor” de su desarrollo, según los últimos hallazgos localizados en las islas. Asimismo, comenta que ‘Romanorum Vita’ permite conocer como se gestionaba una ciudad que llegó a tener un millón de habitantes, destacando el “orgullo” que representaban las cloacas para asegurar el saneamiento, los pasos de peatones, los carteles electorales o hasta los ‘grafiti’ de la época. “Nos parecemos bastante a los romanos”, ha apuntado.
Fragoso, por su parte, ha resaltado la colaboración de la Obra Social la Caixa con Santa Cruz de Tenerife, donde ha organizado exposiciones desde hace 25 años, y espera que esta muestra “innovadora y entretenida”, guste al público y funcione el “boca a boca”, mientras que Aznárez valoró que la exposición vaya en la línea de “generar experiencias” y permite “vivir Roma”.
Divulgación histórica
La Fundación CajaCanarias y la Obra Social ”la Caixa”, en colaboración con  el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, presentan una exposición de divulgación histórica que pretende explicar, como nunca se ha hecho hasta ahora, cómo se vivía en las ciudades romanas. Se trata de una muestra itinerante que invitará a los visitantes a mirar, oler, escuchar y, en definitiva, a vivir durante unas horas como lo hacían los romanos. Para ello, se ha recreado un fragmento de una ciudad romana en plena época imperial, en el siglo I d.C. Para realizar dicha reconstrucción, los comisarios se han basado en las descripciones literarias y los testimonios arqueológicos de hace 2.000 años para reproducir, en tamaño real, algunos de los distintos espacios que formaban la ciudad.
Desde hace años, los arqueólogos e historiadores dedican especial atención a reconstruir la vida cotidiana de los pueblos antiguos. Hallazgos arqueológicos y textos literarios nos permiten saber con mucha exactitud cómo se organizaban las ciudades y cómo eran las persones que vivían en ellas. Pero incluso en el caso de las ciudades romanas más bien conservadas, como por ejemplo Pompeya, se hace difícil imaginar la actividad que se vivía en sus calles: negocios, olores, formas de expresión, religiosidad popular; todo aquello que hervía alrededor de los grandes escenarios del senado, el foro, los teatros y el circo.
Bajo lo que conocemos como imperio Romano se encuentra un conjunto de ciudades conectadas por vías terrestres y marítimas. Y un poder central: Roma. Cada ciudad dominaba un territorio y era, al mismo tiempo, mercado, núcleo administrativo y centro religioso. Contaban con extensas cuadrículas de calles bien pavimentadas, con alcantarillado y agua corriente. Como las actuales ciudades, las ciudades romanas también sufrían los efectos de la presión demográfica y la especulación del suelo, aspectos que se explicarán y podrán verse en la muestra.
En Romanorum Vita los visitantes descubrirán que, en las calles, artesanos y comerciantes desarrollaban todo tipo de actividades, y cómo estas se llenaban de gente. Paseando por una calle cualquiera o por delante del foro de una ciudad romana, los espectadores comprobarán cómo eran las letrinas y el olor que desprendían. O cómo eran los comercios y que ya existía lo que podríamos considerar como el precedente de los locales de comida rápida.
En la muestra se ha hecho un uso innovador de distintos elementos —desde la inclusión de ruidos y olores característicos de la época hasta la interacción entre el espacio escenográfico y un gran audiovisual— para lograr que los espectadores se sumerjan en la ciudad y descubran sus similitudes con la vida cotidiana actual. Uno de estos montajes audiovisuales se proyecta sobre la fachada de la domus, de 12 metros de ancho, y en él pueden verse los personajes clave de la ciudad romana gracias a un rodaje realizado con más de 30 figurantes.
La muestra, de 400 metros cuadrados, da la bienvenida a los visitantes en una ciudad arquetípica del imperio Romano y presenta un día cualquiera de esa ciudad, veinticuatro horas en que descubrirán cómo era la vida en la calle y en el interior de una casa de una familia que podríamos considerar de clase media alta.
La Fundación CajaCanarias y la Obra Social “la Caixa”, con su voluntad de acercar la exposición a todos los públicos, también ha preparado innovadores recursos de accesibilidad para personas con deficiencias visuales, como son una audiodescripción y una guía en lenguaje braille.
Los romanos, muy cerca de nosotros
Establecer paralelismos entre las ciudades romanas y las ciudades actuales es otro de los objetivos de la muestra. En la ciudad romana, por ejemplo, la actividad no cesaba ni un instante, especialmente después de que un edicto de Julio César prohibiese la circulación de carros y animales durante el día para evitar accidentes. Así, de día las calles eran más seguras, pero el ruido nocturno aumentaba extraordinariamente. No era fácil dormir en una ciudad romana.
También se explica en la exposición cómo se establecían las relaciones sociales entre ciudadanos de distintas clases. En las ciudades romanas, ricos y pobres vivían mezclados. Todo el mundo compartía las incomodidades de una ciudad superpoblada: ruidos, olores y ocupación de las aceras por artesanos y tenderos.
La exposición detalla otros elementos importantes en la vida pública, como pueden ser la política y la religión. Las calles eran, en este sentido, espacios de convivencia y espacios religiosos. En las esquinas existían pequeños altares dedicados a las divinidades protectoras del barrio y sus vecinos. Cuando se acercaban las elecciones, las empresas de publicidad electoral daban a conocer a los candidatos: pintaban su nombre en las paredes, proclamaban sus virtudes y contrataban a personas para que pidiesen el voto a los ciudadanos.
Por último, los visitantes de Romanorum Vita podrán entrar a escondidas en una casa típica de la clase media alta romana, pasear por sus distintas estancias y descubrir su distribución, la decoración empleada, los vivos colores con que pintaban las paredes, etc.
Mucho más que una exposición en la red
Romanorum Vita también es innovadora fuera de la exposición física y aprovecha los recursos de la red. En este sentido, se ha preparado una completa presencia en línea que, de forma paralela y complementaria, aporta una experiencia virtual enriquecedora a los visitantes.
El proyecto en línea, accesible desde los sitios de la propia exposición, la Fundación CajaCanarias y la Obra Social “la Caixa”, permite a los usuarios de la red conocer la exposición gracias a la visita virtual, que contempla elementos creados expresamente para la presencia de Romanorum Vita en la red, como por ejemplo la inclusión de voces romanas que describirán situaciones cotidianas de la vida romana en forma de audio o la descripción de las obras históricas en que se ha basado el proyecto expositivo. También existe un catálogo digital y la explicación de cómo se ha realizado la exposición a partir de vídeos que muestran el rodaje con los actores, entre otros.
Por otra parte, se han creado varios contenidos didácticos para reforzar el carácter divulgativo de la muestra. Se ha puesto en marcha un blog destinado al público en general, pero también y muy especialmente para el público escolar y familiar, que incluye recomendaciones para antes y después de la visita, y que es actualizado a su paso por las distintas ciudades que visita la muestra. También se utilizan algunas de las posibilidades de las redes sociales para la dinamización de los contenidos y la difusión de la exposición, especialmente entre el público más joven.

Fuente: Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife

Escribe una respuesta