Tenerife

El Consistorio amplía la instalación de las anillas antirroedores a los barrios

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, tras comprobar los resultados satisfactorios de la experiencia piloto iniciada en febrero, ha decidido ampliar al distrito Ofra-Costa Sur la instalación de las anillas antirroedores en los ejemplares vegetales de esta zona del municipio.

Con esta iniciativa se pretende mejorar la eficiencia en el control de los roedores que utilizan las copas de los ejemplares de gran porte, especialmente las palmeras, para trepar en búsqueda de alimentos o anidar para procrear. Estos dispositivos son anillas de latón, de 60 centímetros de ancho, que van sujetas al árbol y que, al envolver el perímetro del tronco, suponen un obstáculo insalvable por el que los roedores resbalan una y otra vez en su camino hacia la cima.

El concejal de Medio Ambiente, Carlos Correa, explica que tras el seguimiento realizado “en los 60 árboles de la zona centro en los que iniciamos este proyecto, los técnicos han valorado la eficacia de este método por lo que ahora, en coordinación con las solicitudes que ha recibido el concejal Dámaso Arteaga para el distrito Ofra-Costa Sur, ya se ha iniciado la ejecución de esta solución en las especies vegetales de distintos barrios”.

Concretamente, se han instalado 10 anillas en Las Retamas, 8 en Chimisay-Príncipes de España, otras 8 en Miramar y 5 en García Escámez.

“Estamos convencidos de los efectos positivos de esta acción, que ayudará en la lucha que mantenemos para evitar la proliferación de las ratas, en este caso las arborícolas, en el distrito Ofra-Costa Sur”, indicó Correa.

Estos dispositivos antirroedores se han comenzado a instalar, durante los últimos días, en Ofra-Costa Sur y vienen a complementar a los que ya cuentan los ejemplares de palmera existentes en las avenidas Francisco La Roche, 3 de Mayo, plaza de Los Patos y en el entorno del reloj de flores del parque García Sanabria.

La medida se implanta, principalmente, para combatir los efectos de la Rattus rattus, conocida vulgarmente como rata negra. Distintos informes técnicos asocian la presencia de estos roedores con la parte alta de distintos ejemplares vegetales en la ciudad que, al tener un tronco rugoso como el de las palmeras, les permite el paso sin dificultad hacia la parte alta donde buscan los dátiles como fuente de alimentación.

Esta especie puede tener hasta seis camadas al año. Cada una de ellas oscila entre las cinco y las ocho crías y el periodo de gestación no supera nunca los 30 días.



Fuente: Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife

Escribe una respuesta