Podcasts

Los podcasts no merman la audiencia, todo lo contrario

Todavía no entiendo que existan emisoras de radio que no ofrezcan sus programas en formato “on demand” o “bajo demanda”, también conocidos como “podcasts“.

El término podcast es un acrónimo de “Pod” — Public On Demand (Público bajo demanda) — y “broadcast” (transmisión, emisión, difusión).

Para conocer un poco más, apelo a la Wikipedia:

Un podcast se asemeja a una suscripción a un blog hablado (audioblog) en la que recibimos episodios a través de Internet.

Su contenido es tan diverso como el de la radio tradicional incluyendo noticias, documentales, música, debates, entrevistas, etc. Muchos autores (denominados podcasters) prefieren usar un guion y otros hablan de forma improvisada. Algunos parecen un programa de radio, intercalando música, mientras que otros hacen podcasts más cortos y exclusivamente con voz.

Los podcast tiene que cumplir 3 requisitos:

  1. Audio y/o vídeo: los contenidos deben adoptar las formas de un programa de radio o TV, siendo habitual los formatos MP3 para audio, MP4 para vídeo, y en menor medida ogg.
  2. La posibilidad de descargar ese contenido.
  3. La posibilidad de suscribirse a ese contenido y automatizar su descarga.

Lo maravilloso de los podcasts es que puedes oír o ver tus programas favoritos cuando puedes. Es como si tuvieras tu propia grabadora pero en este caso graban los programas por ti.

Si tienes turnos rotatorios, como es mi caso, me sería muy difícil, por ejemplo, oír todos los días los programas de Radio Club Deportivo por Radio Club Tenerife que conduce Manoj Daswani. Gracias a sus podcasts lo puedo oír todos los días cuando puedo. Es decir, no tengo que dejar de trabajar, escucharlo a escondidas, o venir corriendo a casa para escucharlo con calma.

No soy experto en marketing de radio ni nada por el estilo, pero me atrevería a decir que los oyentes de podcasts son quizás de los oyentes más fieles de un programa. Aclaro que habrán muchísimos oyentes fieles que pueden oír los programas en directo pero creo que es meritorio lograr una audiencia fiel en los podcasts.

Y apenas he puesto el ejemplo de la Cadena SER en Tenerife, pero hay muchos casos más.

En RTVE.es se puede ver y oír tanto programas en directo como “bajo demanda”, aunque en la “pública” llaman a sus podcasts “a la carta”. Tienen un montón de canales RSS a los que uno se puede suscribir.

Por último, y para no hacer este post más extenso, tengo otro buen ejemplo. En este caso, los podcasts de La Cabalgata en Radio El Día conducido por Humberto Gonar.

Como podemos ver, lejos de mermar la audiencia a los programas, los podcasts permiten a los oyentes fieles que puedan escuchar el programa en otro momento más conveniente para el oyente.

Escribe una respuesta