Dejar de fumar

200 días sin fumar

El pasado 2 de marzo, durante la boda de un gran amigo mío, me dio un ataque de tos que por poco me asfixié.

Tuve que ir al día siguiente a mi Centro de Salud, que me viera de urgencia mi médico de cabecera. Me recetó una inyección (que ahora mismo no recuerdo de qué fue), tuve que respirar aerosoles, etcétera.

Era la segunda vez que me sucedía algo así. La vez anterior fue el año pasado durante mi cumpleaños, me sucedió algo igual.

Luego de esa segunda vez me prometí a mi mismo que no volvería a fumar.

Claro, pensaba que dejar de fumar era más fácil. El vicio del tabaco es algo muy duro de superar, como he aprendido en estos 6 meses que llevo sin fumar.

Todos hablan de vicio. Pero el vicio, en mi caso, está en mi mente. No es el cuerpo el que te pide “un cigarrillo más” sino el cerebro. Es increíble.

No voy a engañar a nadie cuando digo que las ganas de fumar siguen ahí. No sé si fue porque dejé de fumar “a pelo”, sin ninguna ayuda profesional, pero las ganas de fumar siguen presente. Obviamente, son momentos puntuales del día, sobre todo cuando estoy tomando una cerveza en alguna terraza, viendo la tele en mi casa, y momentos así, de relax.

Cuando estoy en esa situación, hago algo para que me ayude a olvidar el cigarrillo, como caminar, por ejemplo. La cuestión es distraer el cerebro para que no me den ganas de fumar.

Y veo que dejar de fumar es una lucha para el resto de mi vida porque conozco personas que han dejado de fumar al menos 10 años y han vuelto a fumar. Es decir, que eso siempre estará presente.

Las mejoras en la salud son apreciables

Cuando fumaba, y lo escribo para que no se me olvide, tenía tos bastante seguido. Ahora, únicamente me da tos cuando tengo una gripe o un ataque de rinitis.

La respiración por un lado, luego, el olfato y el gusto mejora de una manera exponencial.

Como algo curioso, he incluso bajado un poco de peso y talla. O sea, que lo de engordar cuando se deja de fumar no tiene por qué ser así. Me imagino que esto dependerá de cada quién.

QuitNow! Pro - Dejar de fumarUna app para ayudar a dejar el tabaco

Casi desde el primer día, descargué una aplicación, con la cual yo nada tengo que ver, llamada: “QuitNow! – Dejar de fumar“.

Probé varias apps para ayudarme a dejar de fumar y me quedé con esta porque cuenta con una comunidad (foro) de gente que está dejando de fumar y donde se puede leer comentarios de ánimo. Creo que es importante.

Aparte del foro, te dan una serie de premios que te van animando a continuar sin fumar para ir “destapando” cada logro.

En mi caso, yo uso Android, y lo que puedo es recomendar esa aplicación en el Google Play. Tienen dos versiones:

Versión gratuita
Versión de pago

Yo terminé pagando por la app como agradecimiento al desarrollador.

Algún otro truco

Como dije antes, mi mejor truco es caminar, aunque tengo otro, el cual es cuando me levanto por las mañanas me digo: “Hoy no fumo”.

Pienso que el gran temor del fumador (hablo de una experiencia personal) es verte que dentro de unos años no fumarás. Es como si te quitaran un brazo, como perder a tu pareja o a un amigo. Entra una especie de nostalgia. Sé que suena exagerado pero esa es la sensación. Y por eso me digo que “hoy no voy a fumar”.

Mañana no sé, pero hoy, desde luego, “no voy a fumar”.

Este es el mensaje…

Escribe una respuesta